GuisoLiebreTus Recetas

Receta de liebre montoriana estofada

Receta de liebre montoriana estofada. Recetas de caza. CocinandoCaza

Esta deliciosa receta de liebre montoriana estofada, nos la pasa nuestro compañero David SDI, un burgalés con mucho duente!!! Nos cuenta que se degustó en una comida con los amigos y quedaron encantados. No hubo fotos del momento (como suele pasar, en las grandes ocasiones)

Pero, como sobró un poquito y esta delicia se come sin ganas, nos hizo unas fotazas para poder mostrarnos su receta. Volver a saborear un plato con liebre bien guisada, bien merece la pena. Compañeros deliciosos.

 

Receta de liebre montoriana estofada

Ingredientes:

  • Una liebre
  • Vino tinto, un par de vasos de los de agua. (El vino para marinar, de calidad)
  • Laurel
  • Tomillo
  • Romero
  • 4 dientes de ajo
  • 2 cebollas blanca
  • 3 zanahorias medianas
  • Un poco de harina
  • Pimiento rojo y verde
  • Unas bolas de pimienta negra
  • Un par de clavos de olor
  • Un poquito de la sangre de la propia liebre
  • Un copita de brandy
  • Caldo de carne o agua
  • Aceite de oliva virgen
  • Sal y pimienta molida

 

Elaboración:

Comenzamos desollando la liebre, guardaremos un poco de su sangre para elaborar la salsa. Acto seguido troceamos la liebre en octavos o trozos no muy grandes. La colocamos en una fuente o bol y cubrimos de vino tinto, añdiremos también el laurel,  dos dientes de ajo majados en el mortero junto a las hojas de tomillo y romero, una cebolla cortada en juliana y las zanahorias cortadas en trozos. Dejaremos esta marinada dentro de la nevera durante una noche. Si la liebre tiene edad, podremos dejar esta marinada 48 horas sin problema dentro de la nevera.

Sacamos la liebre del marinado, colando el vino. Reservando las verduras y el vino por separado.

Secamos las piezas de carne con papel de cocina y enharinamos.

En una sartén con aceite de oliva, freiremos las piezas de liebre (este paso sella la carne y al guisar obtenemos una carne tierna y jugosa).

Sacamos los trozos una vez dorados y reservamos. En el mismo aceite hacemos un sofrito con los ajos y la cebolla que teníamos reservados, los pimientos rojo y verde cortados en cuadraditos y la verdura de la marinada. También añadiremos al sofrito unas bolitas de pimienta negra, sal y el par de clavos de olor. Cuando las verduras estén con un bonito color dorado, añadimos la sangre y una copita de brandy. Flameamos, teniendo la precaución de apagar la campana extractora. (Seguridad en la caza y en la cocina, siendo esta dónde más accidentes caseros podemos tener).

Una vez que se haya evaporado el alcohol y apagado la llama, después de flamear, añadimos el vino tinto y el caldo de carne o agua. El guiso debe estar cubierto por el caldo. Dejamos a fuego lento unas dos horas y media, o hasta que esté tierna la liebre. (Un detalle importante es que no le falte líquido al guiso). Nuestro compañero nos cuenta que debe hacer chof…chof. Unos minutos antes probaremos y rectificaremos de sal.

En este caso y como os comentaba anteriormente, el guiso estaba de escándalo…eso si, imprescindible además de los amigos, un buen pan y ganas de pasarlo bien. Nuestro compañero con lo que sobró, añadió un par de puñados de arroz y pudo disfrutar de un plato de bandera, de esos de aprovechamiento o como me gusta llamarles a mi de confort.

La carne de caza está tan rica y es tan saludable que da gusto aprovecharla incluso cuando sobra un poco en la cazuela. Es eficiente y ecológica antes y después.

 

 

También te puede interesar:

Receta de conejo de campo escabechado