Recetas de caza, jabalí, corzo, perdiz, conejo – Cocinando Caza

Receta de croquetas de cecina de corzo, dos versiones

Y en asunto de croquetas? ¿Cómo te trata la vida?  Eres de dos bocados o de cucharilla

Esta receta de croquetas de cecina de corzo: dos versiones,  la subí hace unos meses a redes sociales. Sí que si, es que he estado muy vaga con la página y tengo mucha labor pendiente. Las excusas miles y de todos los colores, pero solo son eso, excusas.

Esta receta es ideal para cuando se quedan unas puntas de cecina de caza en la nevera, secas, un pelín saladitas. No te preocupes, las vamos a dar una vuelta de esas para chuparse los dedos. Vamos a marcarnos unas deliciosas croquetas, al punto de sal, originales, divertidas y súper sabrosas.

Una receta de aprovechamiento ideal para quedar como un marqués aunque a la cocina no entres demasiado.

¿Te atreves?

Pues vamos a por ellas:

CROQUETAS DE CECINA DE CORZO: DOS VERSIONES

Ingredientes:

Para la masa croquetas tradicionales

  • Medio litro de leche semidesnatada ( utiliza la que tengas)
  • 200 cc de nata con el 20% de grasa
  • Media cebolla blanca
  • Dos dientes de ajo
  • 60 gr de harina ( tres cucharadas soperas)
  • Tres cucharadas de aceite de oliva. (La misma cantidad de aceite que de harina. Puedes utilizar mantequilla, pero teniendo un aceite de oliva como el que tenemos, no te enredes)
  • 200 gr de cecina de corzo
  • Pimienta negra recién molida
  • Un toque de nuez moscada
  • Aceite de oliva suave para freír
  • Unas hojas de cebollino o la hierba fresca que más te guste

Para las croquetas invertidas o en vaso

  • Los mismos que para las croquetas tradicionales

Para el rebozado:

  • Harina
  • Uno o dos huevos batidos, según tamaño
  • Y en vez del pan rallado de toda la vida, jugamos con otros ingrediente ( panko, avena y chía) Pero puedes utilizar kikos semi triturados, sesámo tostado o negro,

Elaboración:

Cocinar el ajo y la cebolla previamente pelados y bien picados, en aceite de oliva. Añadir la harina tamizada (para evitar grumos), cocinar bien y elaborar un roux Incorporar poco a poco la leche y la nata, sin dejar de remover, para hacer una bechamel  tiene que hervir y no debemos dejar de remover. Pon un para de toques de molino de pimienta negra y la nuez moscada al gusto.

La cecina de corzo que vamos a utilizar en esta receta, es un trozo que nos quedo secó en la nevera y que estaba difícil de cortar en la tabla  a cuchillo. Pero si te quedó algo salada también te vale este truquillo.

Tan sencillo como envolver nuestra pieza o piezas en un paño de hilo ligeramente humedecido y dejarlo en la nevera hasta que tenga al tacto, la terneza deseada

.

A los dos trozos que tenía en casa, les dejé un día entero y estaban ideales para cortar en filetitos y poder picarlos a cuchillo para nuestras croquetas.

Cuando tengamos nuestra bechamel hecha, separamos la masa a la mitad. La mitad que sacamos reservamos aparte porque esa será para nuestra versión de croqueta de cecina de corzo en vaso.

Con la mitad de masa que nos hemos quedado en la cazuela, seguimos con ella al fuego y añadimos la mitad de nuestra cecina cortada en cuadraditos chicos (esto como todo es cuestión de gustos, si te gustan más grandes los tropezones, no te cortes, y pon como más te guste) Dejamos que se cocine todo el conjunto ( la cecina no la doramos con la cebolla para que no suba en exceso la sal, pero puedes hacerlo en el primer paso) Probamos y rectificamos de sal . Sacamos la masa a una fuente.

Pondremos sobre la bechamel una capa de papel film, para que al enfriar no nos haga costra. Reservamos y dejamos enfriar.

En cuanto podamos manejar la masa de las croquetas (en dos o tres horas, está lista) con la ayuda de dos cucharas, la cuchara del helado o con las manos bien limpias, damos forma a nuestras croquetas.

Redondas o con la forma tradicional, eso es de tu elección. Pasamos por harina, huevo batido y seguidamente por uno de los platos dónde con anterioridad hemos puesto nuestros ingredientes, panko, chía y copos de avena. Puedes rebozar con lo que más te guste desde unos kikos molidos, ajónjoli blanco o negro e incluso con el pan rallado de toda la vida. Esta opción es simplemente para jugar y enseñarte que se puede ser original con muy poco esfuerzo. Tienes la receta de como hacer panko en casa, de una forma muy sencilla al pinchar en el enlace

Dejamos nuestras croquetas en un plato dentro de la nevera, preparadas para freír. ( Si te salieron muchas o no quieres hacer esa cantidad, puede congelarlas así mismo, bien separadas unas de otras, en una bolsa de congelación. Cuando no tenemos mucho tiempo, estas cositas nos vienen de lujo)

Vamos a seguir con la elaboración de nuestras croquetas invertidas o en vasito.

Con la otra mitad de bechamel que apartamos, la trituramos con la ayuda de una batidora o de un robot de cocina. Colamos bien e introducimos en un  sifón ( Este paso es muy importante para evitar riesgos innecesarios). Colocamos una carga de N20 ( Oxido Nitroso) dejamos que el gas actue, agitamos enérgicamente unos segundos y reservamos sobre un baño maría para que no se enfríe. Y si eres de los que no tiene sifón, no te preocupes, también quedan muy ricas y divertidas, dándole un poquito con la batidora para que nos queden más aéreas, ( con la batidora inclinada le aportaremos aire durante unos segundos, y reservaremos caliente, hasta emplatar)

En una sartén, doramos un par de cucharadas de cebolla y cuando esté transparente, añadimos la mitad de la cecina que teníamos reservada, un par de minutos y reservar. También aprovecharemos para hacer nuestros crujientes de cecina de corzo, con los trozos más bonitos, que secaremos entre dos láminas de papel de encerado, en el horno, unos 15 o 20 minutos a 180ºC, poniendo una bandeja encima, quedan perfectas, o unos segundos en el microondas, con mucho cuidado de que no se quemen. ( aquí depende de la cantidad y grosos a secar, por eso no te doy tiempos) Y si no quieres ni horno ni microondas, también puedes hacerlo en una sartén con cuidado de que no se queme.

Llegamos al momento de degustar nuestras croquetas más divertidas: Unas las freímos en abundante aceite bien caliente y sacamos sobre papel absorbente para evitar un exceso de grasa.

( Este momento si tienes gente en la cocina, aprovechan para catarlas aunque quemen…)

Para nuestras croquetas en vasito, (utilicé unos vasitos tipo chupito) ponemos la cebolla pochada y la cecina en el fondo, añadimos la bechamel con  sifón y decoramos con el panko que antes habremos tostado en una sartén para que nos quede crujiente. Coronamos con un crujiente de cecina. El vaso o vasito, no debe ser muy grande y debe tener boca ancha, así al meter la cucharilla hasta abajo, cogeremos un poco de todo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Receta de faisán con frutos secos, FUEGO DE MORTERO