CiervoCorzoJabalíTus Recetas

Receta de lasaña de venado

Receta de nuestro compañero Fernando López de Cáceres.

Probablemente la gran mayoría cree que la lasaña es un plato originario de Italia y quizás se sorprendan al leer que este plato, apareció por vez primera en la antigua Grecia y de allí que su nombre derive del término griego lagano con el que se denominó inicialmente a las pastas. Seguro que en aquel entonces la receta no era propiamente la que hoy conocemos, pero si consistía en capas de pasta rellenas con carne.

Desde hace años y en varios países del mundo se han disputado la nacionalidad y origen de la lasaña. Italia por su parte afirma ser la cuna de esta preparación aunque todo parece indicar que allí solo se perfeccionó la receta. En  Gran Bretaña se encontraron registros en un libro de cocina de una receta de este delicioso plato que se remonta al año 1390 y gracias a este hecho, se auto-proclaman como sus creadores.

Mirando la etimología del nombre que recibe este plato, todo nos indica que se originó en la Grecia antigua en la que se preparaban sábanas de pasta con salsa y en la cuales se habría inspirado la versión actual griega de la lasaña que recibe el nombre de pattisio.

Sobre el año 1200 se encontraron registros de la lasaña en las obras de escritores y poetas italianos, sin embargo, no fue hasta mediados del siglo XVII cuando apareció tal  y como se conoce y degusta hoy en día en muchas mesas y hogares de diversos países del mundo.

Sobra decir que este plato combinado con carne de caza, hace de este una auténtica delicia, completo y muy nutritivo. Ideal para estas fechas navideñas.

«Lasaña de venado»

Ingredientes: (Para seis personas)

Para la marinada de la carne de ciervo

  • 1 kg de carne de ciervo, limpia de tendones y huesos
  • Aceite de oliva, un buen chorro
  • Vinagre, un chorrito
  • Orégano, tomillo, pimienta, ajo molido y sal

Para la lasaña:

  • Dos cebollas blancas
  • Una rama de apio
  • Dos zanahorias
  • La carne de ciervo marinada
  • 300 grs de salsa de tomate casera
  • Salsa bechamel
  • Queso rallado

Receta salsa de tomate casera.

  • 1 kg de tomates
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1/2 pimiento verde
  • 1 cucharada de albahaca
  • Aceite de oliva
  • Sal

Receta salsa bechamel.

  • 600 ml de leche
  • 50 gr de harina de trigo
  • 50 gr de mantequilla (O un chorro de aceite de oliva y mantequilla, opcional)
  • Sal al gusto
  • Pizca de nuez moscada (al gusto)

Elaboración paso a paso:

Comenzamos por marinar el ciervo, limpio de tendones y huesos. Añadimos un buen chorro de aceite de oliva, un chorrito de vinagre (este detalle nos encanta, especialmente. El vinagre es un excelente ingrediente a la hora de macerar la carne de caza, hay que tener cuidado con la cantidad, dado que si nos pasamos, debido a su acidez, «cocina» nuestra carne. Además de ablandar las fibras de carne es utilizado para «limpiar» carnes de ejemplares de caza con exceso de olor, en ejemplares machos y en temporadas de celo)

Añadimos a nuestro ciervo, una cucharadita de orégano y tomillo, pimienta, ajo y sal al gusto. Tapamos con papel film e introducimos en el frigorífico durante al menos dos días.

Pasado este tiempo, escurrimos la carne y picamos a cuchillo la carne y reservamos.

En una sartén con aceite de oliva, rehogamos las dos cebollas picadas, añadimos el apio cortado y las zanahorias, todo cortado lo más fino posible. Dejamos sofreír hasta que la cebolla coja color y añadimos la carne picada.

Cuando la carne de ciervo esté dorada, añadimos 300gr de salsa de tomate casera (Hay mil recetas y todas deliciosas). Salpimentamos y dejamos que se cocine a fuego suave y tapado sobre una hora.

Paso a paso elaboración salsa de tomate casera:

Lavamos y secamos los tomates. Retirando cualquier parte que esté fea y los troceamos. En una cazuela ponemos un poco de aceite de oliva a fuego medio. Echamos la cebolla y los pimientos cortados en juliana y la albahaca.

Rehogamos todo hasta que la cebolla coja color dorado, así la salsa tendrá más sabor. Añadimos el tomate troceado y dejamos a fuego lento, removiendo de vez en cuando, durante una hora.

Pasamos la salsa por el pasa purés (para retirar pieles y semillas) y volvemos a poner al fuego. La dejaremos durante otra hora más, teniendo cuidado de que no se pegue. Salamos y echamos una pizca de azúcar y la misma cantidad de azúcar, para corregir la acidez del tomate.

Esta salsa casera de tomate, se puede conservar en botes al baño maría o congelar en tuppers. De esta forma podemos disfrutar durante todo el año, de un producto de temporada de nuestro huerto, o que hayamos comprado en su momento óptimo. También puedes utilizar una salsa de tomate, de la tienda. Existen en el mercado conservas de calidad y a buen precio.

Seguimos con nuestra lasaña!!!

Momento en el que aprovechamos para hidratar la pasta de lasaña. Siguiendo instrucciones del fabricante o echando un vistazo a este enlace TRUCOS PLACAS LASAÑA para que no se peguen, ni se nos rompan.

También puedes utilizar las láminas para lasaña directas al horno, salen muy bien y nos ahorran algo de tiempo. Tu eliges.

Paso a paso elaboración salsa bechamel:

Preparamos nuestra bechamel. Comenzamos poniendo una cazuela, al fuego y añadiendo 50 g de mantequilla o esa misma cantidad de mantequilla y un poquito de aceite de oliva, para que no se queme la mantequilla).

En cuanto esté derretida, echamos la misma cantidad de harina y removemos formando un roux , este paso es muy importante, hay que cocinar bien la harina. Si queremos una salsa bechamel más líquida o más espesa, podemos jugar con la receta, o mantener al pie de la letra estas cantidades y jugar con la cantidad de leche y con el tiempo de cocción.

Una vez tengamos bien cocinada la harina y la mantequilla, vamos añadiendo la leche sin dejar de remover. Esta salsa, cuanto más trabajada, más fina queda al paladar. Vamos removiendo con unas varillas y así evitaremos que se nos formen grumos. Iremos añadiendo la leche poco a poco. Puedes añadir la leche evitando cambios bruscos de temperatura o tener al lado, un cazo con la leche caliente, así será mucho más fácil. Habiendo añadido toda la leche, sin dejar de remover, corregimos de sal y añadimos nuestro toque de nuez moscada, recién rayada.

Como nuestra bechamel es para napar la lasaña de venado, mi consejo es que no esté ni muy líquida ni demasiado espesa.

Momento de montar nuestro lasaña de venado:

Teniendo todas nuestras elaboraciones dispuestas, elegimos una fuente de horno y colocamos en el fondo un cacillo de salsa bechamel, sobre esta una capa de pasta, y sobre esta una capa de carne de venado. Así sucesivamente cuantas capas como queramos o nos permita nuestra fuente. Acabando con una capa de salsa bechamel.

Horno pre calentado a 200º C. Solo nos queda añadir una capa generosa de queso rallado y hornear.

Dependiendo de cada horno, nuestra «Lasaña de venado» estará unos 15 minutos con la función normal de horno y 5 minutos más gratinando.

Este sabroso plato puede ser una propuesta muy interesante y  ser una buena excusa en estas fechas para disfrutar de las bondades de una carne natural, sana y tan versátil que no podrás resistir. Una buena ocasión para ofrecer a tu familia y amigos un plato casero, rico y que con la mayoría de elaboraciones preparadas, esta receta de lasaña de venado es un buen plan para disfrutar todos de estas fechas .

Atrévete!! Y como dice nuestro compañero ¡FELIZ NAVIDAD A TODOS!

Receta de lomo de venado al toque de María de Diego