Ana GutiérrezJabalíMis RecetasWellington

Receta de wellington de carne picada de jabalí trufado

Llegan las Navidades y este plato es la estrella de todas las buenas mesas dónde se degustan platos elegantes, sencillos y sobre todo sabrosos. Vamos a por esta receta de wellington de carne picada de jabalí trufado!!!

No sé en vuestras casas, pero en la mía no acabamos de ponernos de acuerdo sobe el punto de la carne, «a mi me gusta la carne muy hecha» «la carne está roja» etc… Resumiendo, que a cada comensal les gusta un punto de cocción diferente en la carne. Pero en el caso del Wellington dejar la carne muy hecha es un sacrilegio. ¿Porqué? Pues porque la carne que utilicemos, ya sea ternera, corzo, ciervo, jabalí, etc, si queda muy hecha, resultará seca.  Razón por la que se hace «bola en boca». Es una de las razones por la que con un simple detalle, tiramos por la borda el plato, sus ingredientes o incluso el sabor de la elaboración. Una auténtica pena.

Sin embargo esta opción que os propongo, queda de lujo. La carne queda bien hecha, pero no pasada. Con sabor, con presencia y sobre todo, una receta facilísima para poder disfrutar todos de estas fechas tan entrañables. Y este último detalle seguro que es especialmente relevante, no os parece?

¿Sabias que?

El origen del nombre no está claro. Hay teorías que sugieren que alude a Arthur Wellesley, primer duque de Wellington. Otras van más allá y sugieren que se debería a que fue aficionado a un plato de carne de vacuno, trufas, setasvino de Madeira y paté cocido dentro de masa. Sin embargo, no hay pruebas que permitan asegurarlo.

Además, frente a la falta de pruebas que relacionen este plato con el famoso duque, la primera receta registrada que lleva este nombre apareció en un libro de cocina de 1996. Resumiendo, parece que otras versiones simplemente atribuyen el nombre a un cocinero patriótico que habría querido dar un nombre inglés a la variante local del filet de boeuf en croûte francés durante las Guerras Napoleónicas.

Sea como sea, por lo general el término «Wellington» se usa informalmente  para describir otros platos en los que la carne se cuece en un hojaldre. Como resultado disfrutamos de muchas variantes, algo más comunes como el solomillo Wellington, la salchicha Wellington, el cordero Wellington y el salmón Wellington. Todas ellas deliciosas y sobre todo fáciles de elaborar, siguiendo unas pequeñas pautas y  por suerte con resultados muy vistosos.

Fuente: Wikipedia

 

«Receta de wellington de carne picada de jabalí trufado»

Ingredientes:

  • Una masa de hojaldre fresca
  • 600 gr de carne de jabalí picada
  • 50 gr de cada, de setas silvetres variadas. Esta vez le puse, Boletus edulis laminado y congelado,
  • Craterellus tubaeformis,
  • Lepista nuda
  • Russula cyanoxantha
  • Hydnum repandum
  • Cantharellus cibarius
  • Laccaria amethystina
  • En las fotos aparece más cantidad de la necesaria, dado que aproveché para hacer una conserva con las setas variadas, que os enseñaré en otra ocasión.
  • Un pimiento amarillo picado
  • Medio pimiento verde picado
  • Medio pimiento rojo
  • Una cebolla blanca picada
  • Tres dientes de ajo, pelados y picados
  • 20 gr de tomate deshidratado
  • 20 gr de manzana deshidrata
  • 12 aceitunas negras sin hueso
  • 50 gr de pistachos sin cáscara
  • Medio vasito de vino de Oporto
  • Media trufa rallada (de las de bote del súper)
  • Orégano, pimienta negra, romero fresco picado, pimienta de sichuan, nuez moscada, cominos, genjibre rayado,( una pizca de cada) sal, aceite de oliva y como algo opcional hierba limón deshidratada.
  • Huevo batido, para el hojaldre

Preparación paso a paso:

En primer lugar, antes de comenzar nuestra receta, debemos limpiar de nervios y huesos. La pieza escogida para picar en esta ocasión son aproximadamente unos 600 gr pertenecientes a la pata del jabalí. Sin embargo puedes utilizar cualquier otra pieza, lomo, solomillo. Así que una vez limpia y troceada, procedemos a picar con  nuestra máquina picadora de la que os hablaré en una próxima entrada. Quienes me seguís en facebook, sabéis bien que máquina es.

En un bol, añadimos nuestra carne picada, la trufa picada, sal, pimienta, el genjibre rallado, el resto de especias, una pizca de cada. Dejamos reposar en la nevera, bien tapado, mientras preparamos el resto de la receta. Ten en cuenta que la carne picada debe estar tapada con papel film siempre que la metamos en la nevera. De esta forma evitaremos cualquier tipo de contaminación con otros alimentos.

Con nuestras verduras picadas, procedemos a saltearlas en la sartén, los ajos, la cebolla y los pimientos, en este orden.

Dejamos enfriar y sobre este pochado añadimos la manzana deshidratada, cortada en trocitos con la tijera y el tomate deshidratado. Echamos las aceitunas ligeramente cortadas a cuchillo y nuestros pistachos pelados, unos enteros y otros picaditos a cuchillo. Este detalle a la hora de cortar nuestro wellington, quedará más bonito.

Reservamos.

Es momento de saltear nuestras setas, así que procedemos a ello. En la foto aparece mayor cantidad de las necesarias, debido a que saqué una bolsa de Boletus edulis del congelador, y aproveche para con el resto de las setas, hacer una conserva para otras elaboraciones más rápidas. Ya os contaré, quedó de lujo y siguiendo unos sencillos pasos es muy fácil de hacer. La conservación de las setas silvestres, quizás es una de las cosas más importantes, debido a que su estacionalidad nos permite disfrutar de ellas durante todo el año. Por desgracia no podemos disfrutar de algunas setas silvestres frescas durante todo el año. Pero por suerte si podemos disfrutar de ellas conservadas de varias formas, deshidratadas, congeladas, envasadas en frascos y al baño maría…etc. Pero como es extenso y muy interesante, da para otro artículo, que en breve os contaré.

Continuamos con lo nuestro, nuestra receta de wellington de Carne picada de jabalí trufado.

Cuando tengamos nuestras setas salteadas en aceite de oliva, unos minutos, juntamos con la farsa de pimientos y frutos secos que tenemos reservada.

Sacamos nuestra carne de jabalí trufado del frigorífico y amasamos bien con la mezcla de verduras y setas que teníamos reservadas. Envolvemos a modo de rollo sobre papel film y dejamos en la nevera unas horas. Siempre es bueno para que se impregne de todos los sabores y aromas.

Tal vez haya recetas en la red que en este paso añaden uno o dos huevos o yemas batidas para unir a modo de bloque la carne, pero me pareció una buena idea no ponérselo. Sobre todo es un detalle importante en previsión de que nos encontremos algún comensal con alguna alergia alimenticia, o intolerancia, la masa de hojaldre la puedes sustituir por hojaldre sin gluten. Este paso es opcional.

Rollo de carne

Resumiendo, hora de montar nuestra receta de wellington de carne picada de jabalí trufado

Sobre nuestra mesa de trabajo, estiramos un poquito el hojaldre, espolvoreando un poco de harina, para que no se nos pegue a la superficie. Sacamos el rollo de carne, colocamos sobre el hojaldre, cerramos bien y untamos el borde con huevo batido para que selle el hojaldre y no se nos abra en el horno.

Y colocamos nuestro adorno que siempre es opcional. Dependiendo de nuestro gusto o destreza a la hora de decorar o dar forma a la masa de hojaldre, también puedes ayudarte de algún molde de pastelería, tipo fondant, hacer y poner hojas, flores, bolitas, tiras de masa etc…

En esta ocasión, coloqué un enrejado, que antes hacia con la ayuda de una regla pequeña y la punta del cuchillo. Esta vez me apañé con un artilugio monísimo que ya lo hace él solo, eso sí, el artilugio no llegó a los tres euros y el resultado es fabuloso. Mínimo trabajo, resultado muy elegante. Así que ya sabes, sea la formula que utilices para elaborar esta receta, te quedará estupenda, original y con el toque especial del chef, el tuyo.

Untamos de huevo batido para que quede al salir, con un bonito color dorado.

Antes de empezar a enredar con la decoración, te aconsejo que precalentar el horno a 200ºC, durante aproximadamente media hora.  Puesto que depende de lo que te quieras enredar, lleva tiempo, mucho o poco depende de tu ritmo, pero vamos aprovechando el tiempo.

Al meter nuestro wellington bajaremos la temperatura a 180º C y dejaremos en su interior unos 20/25 minutos. Depende de tu horno y es posible que si no bajas la temperatura, el hojaldre se dore en exceso y la carne no le de tiempo a cocinarse.

Finalmente dejar reposar el hojaldre y servir.

Este plato nos da muchas opciones, a la hora de emplatar, debido a que puedes servirlo en raciones individuales o también tipo buffet, si sois muchos en casa. Por lo general es un plato muy vistoso que puedes preparar con antelación y que incluso puedes congelar, antes de hornear (sin pintar el hojaldre).

También puedes hacer raciones individuales y congelar, así de fácil podrás disfrutar en cualquier momento de un plato completo y delicioso. En conclusión esta receta es un as bajo la manga para triunfar, sobre todo por que tiene mil opciones de relleno y lo más notable de esta elaboración es su comodidad y facilidad a la hora de cocinar.

Finalmente, una vez cortado se puede servir, frío, tibio o caliente. Incluso con un golpe de salamandra queda como recién hecho. Recuerda este detalle a la hora de recalentar si te sobró alguna ración, aun que te confieso en casa no dio tiempo.

Acompañado de ensalada variada, con brotes de lechugas, trocitos de pera, granos de granada, o una salsa, fría o caliente.

Como resultado tenemos un wellington con un sabor delicioso, con un punto de cocción de la carne ideal y para todos los gustos. Elegante para estas Navidades.

Tal vez quieras ver otras recetas de wellington con salsa Bordalesa y también estas dos opciones de Lomo de corzo wellington

Sobre todo cualquier opción, que elijas hará las delicias de tus comensales. Puesto que la carne de caza es sana, natural y deliciosa, debido a gran aporte en vitaminas y minerales y su poca grasa,. Por eso te invito a hacer esta receta y sobre todo a consumir carne de caza.

Así que ya sabes, pide a tu carnicero de confianza que en su mostrador haya oferta de carne de caza. A pesar de no ser muy conocida, sus virtudes son muy apreciadas. Por lo general quien prueba, repite. Es posible, que no la pongan de moda los restaurantes de comida rápida, pero ten en cuenta que es una carne saludable. Y sobre todo natural, ten en cuenta que somos los que comemos. La carne de caza frente a otras carnes, ya sean blancas o rojas, es más saludable y con mucho menos contenido graso. A pesar de las modas, su consumo y recetario sigue estando en la cresta de la ola.

Esta formula de wellington además, nos permite brillar y no andar entre fogones mucho, más bien poco. Obteniendo como resultado un plato especial para nuestros seres queridos, en fechas especiales. Por lo tanto, a que esperas…

¡Atrévete!